top of page

8 Cosas que aprendí como au pair

Siempre quise hacer un intercambio en Estados Unidos. Después de mucho investigar, descubrí que lo mejor para mí sería convertirme en au pair USA. Al ser la mayor de tres hermanos, con una diferencia de edad de ocho y diez años, y con cinco primos pequeños, estaba acostumbrada a tratar con niños (y, modestia aparte, lo hacía bastante bien). El día llegó: después de mucho planear, empacar maletas, despedirme por una semana entera de mis amigas, llorar, reír y no dormir bien por los nervios, por fín era el momento de abordar ese avión que me llevaría a lo desconocido.

Enseñanzas más importantes que obtuve siendo au pair

No voy a negar que al principio fue algo difícil acostrumbrarme a vivir en un país nuevo, con personas que, en ese entonces, eran completas desconocidas para mí. Estar sin amigos ni familia cerca no facilitaba las cosas. Además, aunque estudié inglés en el instituto, nunca había tenido la necesidad de usarlo para “sobrevivir”. Pero mi familia anfitriona: Mat, Brenda, y los pequeños Tommy y Harry, pronto me hicieron sentir como en casa. Hablar con mis padres y con mis amigas todos los días también sirvió para superar pronto la nostalgia de estar lejos. Además de las increíbles y divertidas anécdotas de mi viaje, hoy quiero compartir contigo los aprendizajes más valiosos que me pude llevar de la experiencia como au pair USA.


1. Conciencia cultural

Como ya lo dije, vivir con una familia anfitriona fue complicado al principio, porque no solo tuve que adaptarme a sus reglas, sus horarios y la forma de educar a sus pequeños hijos. También tuve que sumergirme en una cultura que, aunque podría parecerse a la nuestra, tiene muchas cosas muy diferentes. Estados Unidos es un país con personas de todo el mundo, lo que me ayudó a apreciar y comprender diferentes perspectivas y formas de vida.


2. Independencia

Si hablas con cualquier persona que haya trabajado como au pair, que haya hecho un intercambio, un Work & Travel o un intership, te puedo asegurar que te dirá lo mismo. El aprendizaje más grande que obtienes con este tipo de experiencias en el extranjero es ser independiente. Sobre todo, en el caso de quien trabaja como au pair, esta suele ser su primera vez lejos de casa, sin su familia. Por supuesto, este es un gran paso para el desarrollo personal, porque adquieres habilidades de autosuficiencia y de gestión de tu propio tiempo y recursos.


3. Habilidades lingüísticas

A pesar de que antes de partir intenté practicar inglés escuchando música, leyendo y mirando películas, al principio fue un poco difícil comunicarme. Pero muy pronto, al estar rodeada de hablantes nativos y familiarizarme con escuchar el idioma, pude soltarme con naturalidad. Hoy, mi nivel de inglés es bastante bueno, lo que me ha servido para conseguir un empleo de atención a clientes extranjeros.


4. Cuidado de niños

Aunque tenía experiencia cuidando a mis hermanos y primos menores, hacer del cuidado de niños un trabajo, me hizo tomarlo más en serio. Tommy y Harry eran mi responsabilidad: una gran responsabilidad. Me convertí en una persona más atenta a todo lo que pasa en mi entorno, más precavida y formal. No descarto la posibilidad de estudiar una carrera relacionada con los niños, y esta experiencia lucirá muy bien en mi currículum.


5. Flexibilidad

Cuando eres au pair tienes que adaptarte a la forma de vida de tu nueva familia, por ejemplo, si tu familia anfitriona es vegana, deberás acostumbrarte a ese tipo de alimentación. Aunque tengas por costumbre escuchar música por las noches, probablemente no puedas hacerlo en una casa en la que viven niños pequeños. Si está prohibido usar el móvil durante la comida, tendrás que ajustarse a sus reglas. Ser au pair, sin duda, te hace desarrollar la capacidad de ser flexible.


6. Resolución de problemas

Durante tu trabajo, probablemente no tengas a los padres cerca todo el tiempo para que te digan qué hacer. Tampoco les gustará que llames a su trabajo para consultar cualquier cosa. Siempre tienes que analizar si la situación es lo suficientemente importante como para llamar a los padres, o si es algo que puedes resolver tú. Piensa en las formas de resolver el problema y elige la que consideres más adecuada.


7. Habilidades interpersonales

Tener amigos siempre hace todo más fácil y divertido, ¿cierto? Si vas a pasar varias semanas lejos de tu país y todo lo que conoces, lo mejor que puedes hacer es buscar nuevas amistades. Si eres una persona algo introvertida (como es mi caso) podría ser un reto. La buena noticia es que, en poco tiempo notarás que tus habilidades para entablar una conversación con gente nueva han mejorado bastante.


8. Confianza en ti mismo

Salir tu zona de confort para vivir en un nuevo país es una forma de demostrarte que puedes hacer todo lo que te propongas. Después de tu viaje, descubrirás que eres una mejor versión de ti: independiente, mejor administrador de tu tiempo y tu dinero, más sociable, flexible y tolerante. Esto te hará sentirte bien y confiado en tus capacidades.

Comments


bottom of page